-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Este jueves, una cuestión de tiempo



Cuando el escritor abre el archivo que contiene su próximo relato encuentra la pantalla en blanco y al personaje sentado justo en el centro, inquieto como quien ha escuchado un ruido que no sabe de dónde procede. 

Recuerda al personaje, lo creo conduciendo camino a casa y decidió comenzar su historia a las 20,30, pero como aparcó algo lejos de casa y se encontró con su amigo Javier y estuvieron hablando un rato y se fueron a tomar unas cervezas, ha abierto el archivo una hora más tarde de la hora de la cita y ahora el personaje está visible y lógicamente enfadado.

Lo peor es que ahora no le apetece nada contar la historia de ese personaje. Lo mira. Allí sigue, con expresión de impaciencia, pues tiene un enorme deseo de abrirse paso en la vida de ficción. Espera quedar guapo y que la suerte que le depare el relato sea buena. Le gustaría ser el personaje de una novela de lujo y romances… ¿Y si protagonizara una saga erótica? Casi aceptaría cualquier cosa, mientras no le toque ser el primero que baja al trastero en una novela de miedo. 

El autor piensa que si el personaje pudiera leer la mente del autor, como ocurre a la inversa, su personaje le estaría largando una retahíla de reproches más dura que la que hiciera una novia despechada.

Así que cierra el archivo, produciendo ese ruido que el personaje sigue sin saber de dónde procede.
Sabe que por azar, por cuestión de tiempo, no ha desarrollado a ese personaje y un punto de superstición le dice que debería eliminarlo, porque cree que tal vez esas criaturas que crea y no fructifican se le presentarán algún día con deseos de vengarse del dios que las condenó a un submundo de seres a medio configurar y sin destino.


El índice del autor sobrevuela la tecla supr, pero no la pulsa. Ha tomado cariño a ese personaje. ¿Por qué no darle alguna habilidad? Pues sí, una que él quisiera tener, tocar el violín. Así que allí deja a su personaje, tocando su violín, para volver a encontrarse con él próximamente.

Más relatos sobre una cuestión de tiempoi en este enlace

16 comentarios:

Matices dijo...

Y es cuestión de tiempo que uno se siente delante de su personaje y lo despoje de ese violín que lo distrae en esa espera de su protagonismo que siempre vendrá de la mano del siempre amigo, su creador...
Un beso!!

Ester dijo...

Casi esta configurada la novela, un buen título como "Personaje en busca de texto" y empezando...

Campirela_ dijo...

Si nos damos cuenta el tiempo controla nuestras vidas , unas veces se nos hace eternas las horas , otras quisiéramos pararlo , pero cuestión de tiempo es que un día ya no lo necesitemos .Un saludo

Tracy dijo...

Realmente has reflejado esa frase de "todo es cuestión de tiempo"
Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Tu relato es más que original, anda que no dejamos todos personajes a la espera....luego un dia resurgen cual ave Fenix, no se pueden eliminar, nunca se sabe. Besos.

Pablo Paf dijo...

Hola; me ha encantado tu texto, es muy unamuniano; has creado un personaje desde el blanco de la página y has congeniado con él. Con el tiempo se hará más fuerte, ojo... Un abrazo.

Cecy dijo...

Ha sido curioso ver los diferentes tiempos, el real del autor y el del personaje que comparte a pesar de alunas cuestiones el tiempo, o sea, se cuestiona a través de el, llegaran seguramente a un buen puerto, con tiempo y a tiempo.

Es un gusto siempre leerte amigo Juan Carlos:)
Un abrazo grande.

Noa dijo...

Hay que darles tiempo y cariño a esos personajes que salen de nuestras mentes. Algún día nacen como cualquier otro, o mejor, siendo especialmente único para nosotros.

Muy bueno,

Noa

Carmen Andújar dijo...

A veces pasa, dejas tu historia a punto de comenzar y no sale nada, y puede, o no, que en otro momento la retomes y seas capaz de acabarla, pero nunca se sabe, el tiempo lo dirá.
Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Ni Pirandello lo hubiese narrado mejor. Seguro que esos personajes olvidados alguna vez se confabulan contra el autor que, desconocedor de la rebelión, termina por echarle la culpa a las musas.
Un abrazo.

pikxi dijo...

Ese personaje puede llegar a ser muy bueno algun día o no. Puede que incluso acabe siendo un gran violinista y crear una música perfecta y letal, y que frustrado de estar sin hacer nada se escape de su archivo y empiece a asesinar a los demás personagen de otras historias. Y... Creo que me estoy yendo por los cerros de Úbeda.
Un saludo

censurasigloXXI dijo...

Vamos a ver le dijo ¿Quién eres tú? ¿Quieres que yo te cree? Créate tu mismo si eres listo, ja! :)

Un abrazo a todos chicos y chicas de la family.
Esperamos que todo ande bien por esos lares. Así lo deseamos.

Yessy kan dijo...

Que bonito y original relato. Tus personajes son muy peculiares he interesantes.
Beso

Pepe dijo...

Una cuestión de tiempo es la que me ha hecho recurrir a una entrada anterior de hace cuatro años. A mi personaje ni tan siquiera le dí la oportunidad de existir. Prometo buscarlo un día de estos y darle forma si no está muy enfadado conmigo por ni siquiera haberle dado algo de vida.
Un abrazo.

Rosana Marti dijo...

Me maravillan tus relatos, son muy originales, el tiempo siempre en nuestra contra.

Besos!!

AMBAR dijo...

Bueno y ameno relato.
En cuestión de tiempo, es decir unos minutos, le has dado trabajo y lo has dejado contento, me encanta la música de violín.
Un abrazo.
Ambar