-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 24 de diciembre de 2015

Un jueves dedicado a Eduardo.





Eduardo asomó una semana en las convocatorias semanales para ir dejando sus palabras. Lo primero que emocionó en su blog fue saber cómo nos llegaba, por esa colaboración entre padre e hija para que esas Cartas que no fueron enviadas pudieran ser leídas en su blog.

Allí leíamos reflexiones de quien ha vivido y tamizado su experiencia enviándonos un mensaje sencillo y sincero de quien sabe que la verdad puede ser mejor comprendida con un sentimiento que por una compleja explicación, o, utilizando sus palabras Comprendo que de nada sirven los discursos para encontrar una respuesta…

Nos animaba a vivir cada instante, La vida merece celebrarse a cada segundo y la mejor manera de hacerlo es teniendo proyectos y disfrutarlos en buena compañía. Porque Ahora o nunca. Mañana es la mentira piadosa con que se engañan las almas moribundas.

Vivir sin temor a equivocarse perdiendo tiempo en buscar la mejor opción, aprovechar cada momento, expresar los sentimientos, que no queden guardados en la jaula de oro de nuestra propia mente, sino que salgan a la tierra, broten y lleguen a florecer.

Todo ello sabiendo que tenemos un alma que se nos la entrega sin manchas, de ningún tipo, y cuando al final de nuestro camino la que tengamos que devolver, no tiene que tener nada que la opaque. Es nuestra obligación.

Eduardo Américo Frau, en palabras de su hija Se fue bien. Con la serenidad que merecía. Quedan su recuerdo, los momentos compartidos, sus anécdotas, sus ocurrencias, su trayectoria de vida, las relaciones que supo cultivar en distintos ámbitos, las artesanías que disfrutaba y creaba, sus cosas, sus palabras…

Quiero recordar a Eduardo con esta frase, tomada de una de sus cartas: ¿Su mejor virtud? Tener la experiencia que tiene todo aquel que ha vivido lo suficiente y sabe mantener la frescura y juventud que supo transmitirnos.


Quiero agradecerte, Eduardo, todo lo que nos dijiste. Espero poder aprovechar tus palabras. Permaneces en el recuerdo de quienes te conocimos a través de tus cartas. Y, por supuesto, agradecer a Mónica que nos las hiciera llegar, que esos pensamientos salieran del tintero.

8 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me has conmovido hondamente, juan Carlos, no sólo por dedicarle el tiempo que se requiere al sumarse en un homenaje a alguien, sino por haberlo hecho sumergiéndote en sus propias letras!...eso es algo que, estoy totalmente segura, lo hubiera emocionado y enorgullecido enormemente, al punto que jamás pudo imaginar.
Muchísimas gracias por cada una de tus palabras. Te deseo lo mejor. Lo mereces. Tu calidad humana se adivina desde lejos/
Un fuerte abrazo y muy Feliz Navidad!

Sindel Avefénix dijo...

Me llegaste al alma, amigo. Qué bello y emotivo recuerdo! Todo lo que se puede decir de él, ya lo has dicho.
Un compañero de lujo ha sido, y quedará para siempre entre nosotros, a través de sus reflexivas letras.
Un abrazo enorme.
Muy feliz navidad!

rosa_desastre dijo...

El tiempo compartido con Eduardo, indudablemente fue un regalo, nos dejó la sabiduría de su experiencia para que cada uno tomara de ella lo que le hiciera falta.. Tu selección de texto, así nos lo muestra.
Un abrazo. Feliz Navidad.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Has sabido resumir la esencia que trasmitio con sus palabras. Precioso.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Has sabido resumir la esencia que trasmitio con sus palabras. Precioso.

Charo dijo...

Un recuerdo que emociona Juan Carlos, mezclando tus palabras con las suyas en las que nos transmitía su experiencia de vida.Recuerdo cuándo tú me comentaste un día a la salida de nuestro taller que Eduardo tenía 90 años y que era su hija Mónica la que lo subía a su blog...a mi también me emocionó.
Su recuerdo, sin duda, estará siempre entre nosotros.
Un abrazo!

Montserrat Sala dijo...

Eres un gran mezclador de palabras y de frases, igual como lo demuestras simpre cuando se juntan dos o mas temas para bloguear. Pero en esta entrada te has superado a tí mismo. con ambas escrituras has confecionado un homenje muy bueno y lindo como diría él. Un saludo Muy cordial, y que tengas un maravilloso año 2016!!!

Pepe dijo...

No hay mejor homenaje a nuestro amigo Eduardo que recordarlo a través de sus letras, con sus propias palabras. Eso es lo que tú has hecho, como siempre, de una forma magistral y sentida.
Un fuerte abrazo, Juan Carlos.