-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Este jueves un relato: Una noche en la biblioteca






Esta semana, Mara Laira nos propone crear un relato con ideas del Demiurgo. Me quedo con la primera, no porque sea la primera, sino porque me parece una idea fascinante. Los relatos surgidos de esas ideas pueden leerse en este enlace.

UNA NOCHE EN LA BIBLIOTECA

Jean-Luc llegó a la recepción corriendo desde el pasillo denominado POLICIACA. Él no sabía por qué, al haber ayudado a una anciana a la que querían robar el bolso, se había granjeado el odio de una organización mafiosa, de un grupo de delincuentes comunes, de un sector corrupto de la policía y del sindicato de taxistas. Tras sobrevivir sin heridas una explosión, un tiroteo y dos intentos de atropello, pensó que su saldo de suerte estaba agotado y buscó un refugio que le pareció seguro para pasar la noche: esta biblioteca.
Aquí sintió necesidad de relajarse, y lo hizo internándose en el pasillo que estaba bajo el epígrafe NATURALEZA. Paseo por sendas en bosques hasta llegar a tumbarse en arenas de playas desiertas desde las que navegó por mares a veces calmos, otras bravos y desembarcar para recorrer selvas prácticamente vírgenes.
Volvió a aparecer en el vestíbulo hambriento, como es lógico y esta vez se internó por el pasillo titulado GASTRONOMÍA. Comenzó con unos fetuccini Alfredo, siguió con un solomillo stroganoff y, tras comerse unos milhojas de crema pastelera, tomó un café liegoise.
De nuevo en recepción, se sintió solo y soñó con tener una compañía, por lo que se internó por el pasillo de ROMÁNTICA. No tardó mucho en volver y no hace falta explicar los motivos, dado que se dirigió inmediatamente al pasillo de ERÓTICA.
Volvió con una inmensa sonrisa en su cara y cojeando un poco, se había provocado un tirón en la ingle probando una postura complicada. Un macho saciado sexualmente suele sentirse invencible y a él le pasó, por eso se internó por la sección AVENTURAS.
Volvió cansado, pero con expresión feliz y con la camisa rota por un corte de la espada que le proporcionó un villano. Ahí le tengo ahora, dormido en un banco del hall principal. Le hace falta, aunque le va a durar poco, me estoy imaginando los gritos que le va a dar la bibliotecaria en cuanto llegue y vea la que ha liado.
Fdo. Operadora de cámaras de la Biblioteca General.

15 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Divertido. Captaste el sentido a lo que planteé de una manera sobresaliente.
Y casi diría que completaste mi sueño.

Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Divertido. Captaste el sentido a lo que planteé de una manera sobresaliente.
Y casi diría que completaste mi sueño.

Saludos.

María Perlada dijo...

Imaginativo y de acción, me gustó tu relato juevero que propuso Demiurgo.

Te felicito por tu creación.

Un beso dulce de seda.

pikxi dijo...

Menuda noche tan movida. Normal que esté cansado. Muy divertido tu relato, me ha encantado.
Un saludo.

Ester dijo...

Menos mal que no se adentro en el pasillo de CIENCIA FICCIÓN. Un abrazo genio

Montserrat Sala dijo...

Magnífico tu post, amigo Juan Carlos, muy buena imaginación, que aplaudo sin reservas, Un abarzo.

* dijo...

Se parecen a una de esas noches locas que de tanto en tanto tengo que cuando despierto estoy muy cansada...
El perderse entre lo romántico para acabar en lo erótico es lo que tiene, que hay que estar preparado :-)

Me ha gustado el ritmo... Casi llego igual de agotada que él.
Un beso enorme.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jeje divertidisimo relato que nos muestra las múltiples versiones de este particular personaje deambulando entre la realidad y la literatura.
Un abrazo

Alma Baires dijo...

Jajajajajajajaja! ...me hizo recordar a "Una noche en el Museo" ...y me pareció super divertida y un muy buen relato.

Un beso.

LuisBernardo Rodriguez dijo...

Muy entretenido relato. Vaya aventura previa tenía el personaje y todavía lo mandas a descansar en esa peculiar biblioteca. Me encantó la parte donde pasa del romanticismo a la sección erótica. Juan Carlos fue un placer leer este Jueves. Saludos

Carmen Andújar dijo...

Lo que puede dar de si una biblioteca. Y es que la imaginación no tiene límites.
Un abrazo

Tracy dijo...

Hilarante, me lo he pasado muy bien leyéndote.

Tracy dijo...

Hilarante, me lo he pasado muy bien leyéndote.

H... (Perla Gris) dijo...

Que bien hilado todo... un relato muy divertido y muy fácil de imaginar... normal que terminase agotado el protagonista, menuda noche pasó de aquí para allá...
Genial Juan Carlos...
Besines...

rosa_desastre dijo...

Grande, grandeee, recorrerse una biblioteca con este señor es alucinante. Que bueno y que bien me lo he pasado por esos pasillos de tus letras.
Besos