-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 18 de septiembre de 2014

Este jueves, una historia tardía: Hoy no, mañana sí


Esta semana, el demiurgo de Hurlingham nos propone escribir fanfictions o historias tardías.
Y dado que mi carácter es más tardío que fan, publico esta historia.
(por cierto, enlaces con otros relatos en lo que aparece en morado)


Mirando el inventario juevero, compruebo que fue la semana en la que el tema era regreso cuando esto ocurrió.
El relato que vino a mi mente recogía una historia que podía haber ocurrido a los hermanos mayores de mis amigos. Transcurría en mi barrio, en un portal concreto de la calle Vallehermoso, enfrente de la óptica. El piso bien podía ser el tercero. Allí llegaba Bea, dieciocho años después de haber desaparecido.
Aquella casa era de la familia de Ernesto. Él vivía allí y la había compartido con varios compañeros de Universidad. Entre ellos Bea. 
Una noche  Ernesto y Bea terminaron durmiendo juntos. Ella rechazó hacer el amor. Dijo hoy no, mañana sí. Y al día siguiente ella ya no estaba.
Mi jueves, como el mañana que esperaba Ernesto, marchitó. La semana terminó y mI relato iba viniendo a mi mente gota a gota. Recuerdo un viaje en autobús nocturno desde Madrid a Aranjuez, de vuelta de asistir a un concierto de Gogol Bordello, reviviendo la historia. La escribí y la publiqué en mi blog, ya fuera de la convocatoria que se había cerrado un mes antes. Mi mañana llegó cuatro meses después, cuando regresé a los jueves. Para Bea mañana llegó dieciocho años más tarde, cuando regresó a la casa de Ernesto. Para él, ese mañana no llegó nunca.
Reconoce que probablemente sufriera la ausencia de Bea aquel día que iban a hacer el amor,  aunque, en confianza, no lo recuerda ¡Han pasado tantas cosas desde entonces!

Para mí, esa historia, que sé que no vale nada, es inolvidable porque estuvo rondando mi mente varios meses y porque enredado en ella me alejé de los relatos de los jueves un tiempo. Hasta que regresé para hablar de la tercera línea de la página veinticuatro del libro que estaba leyendo. Y desde entonces permanecí con bastante fidelidad en las convocatorias jueveras.

12 comentarios:

Verónica Jazzy dijo...

Es un buen relato, aunque yo creo que las cosas se hacen en el momento que después lo veo difícil.
Abrazos

LAO Paunero dijo...

Es muy dificil planificar un encuentro de amor..... Lindo relato amigo Juan Carlos.

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

Pienso igual que Lao, hay cosas que llegan como tienen que llegar y no hay que forzarlas. Pero bueno como historia o como realidad está ahí.
Esta escrito desde el corazón, o por lo menos yo lo he sentido así.
Una abrazo.

censurasigloXXI dijo...

Has creado un bonito paralelismo, Juan Carlos. Esto de los jueves, esto de los blogs, necesita tiempo y mantenimiento, cariño y dedicación. Nos lleva tiempo que a veces no tenemos... Sí vale el texto, sobre todo por su razón.

Un abrazo, chicos.

Ester dijo...

Mi inconstancia me lleva a dejar que las cosas lleguen y otras veces voy a buscarlas, por eso me ha gustado tu entrega de hoy.

Yessy kan dijo...

Encantador tu relato. Las cosas no siempre salen como uno las quisiera, especialmente cuando trata sobre el amor. Opino que las cosas deben hacerse en el momento, sino después se olvidan y se pierden las oportunidades.
Besos

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Ese ida y vuelta tuya entre relato, jueves y recuerdos es muy bueno!...excelente manera de aportar a esta propuesta juevera tan particular.
=)

Carmen Andújar dijo...

Las cosas cuando se enfrían, ya no eslo mismo, y dieciocho años son muchos años; aunque más vale tarde que nunca.
Un abrazo

Loquita Diplomada dijo...

Tu relato me identifica en cierta manera, sobre todo en ese marcar ausencia para luego retornar, cuando tengo tiempo e inspiración.
Un beso!

G a b y* dijo...

Muchas veces nos quedan posibles historias rondando, como nubecitas que acarician la mente. A veces, quedan relegadas para siempre, otras, logran materializarse después de un tiempo. Lo bueno, es que esto pase, sobre todo cuando de compartir se trata. Nunca falta alguien que tenga ganas de leerlas. Este es el caso: aquí estoy releyéndote, luego de esporádicas ausencias también.
Besos!
Gaby*

Charo dijo...

Pues a mi me ha parecido muy interesante esta historia que has contado de mañanas. A veces las cosas se retrasan o no salen porque no están maduras y necesitan su tiempo...lo importante es no olvidarlas. En este caso al que peor le ha ido ha sido al muchacho que desaprovechó una noche de amor.
Un beso

RECOMENZAR dijo...

No te cuento mucho recién te conozco y me gustas