-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 25 de noviembre de 2010

Monólogo del culo

        Hoy voy a hablar con el culo.
      Muchos de vosotros recordaréis aquel chiste que contaba como las diferentes partes del cuerpo discutían quien tenía que ser el jefe y cuando la mierda decidió no salir causó tal malestar que hubo que ceder a sus condiciones. Bueno, es hora de decir la verdad. Ese chiste es demagógico, la mierda no es sino sustancia viscosa carente de criterio propio. Soy yo quien decide cuando y como expulsarla.
      Entonces, ¿somos los culos los jefes? ¡No! Somos seres pacíficos a los que nos gusta la tranquilidad y lo blandito. Mmm, nada como reposar sobre un sofá suave y rico para relajarse. Somos muy epicúreos y por ello poco dados a expresarnos, pero ya que este jueves me brindan el protagonismo, lo asumiré.
      Somos conscientes de nuestra mala fama, pero no tenemos complejos. De acuerdo, se nos utiliza como metáforas de lo feo, (cara de culo), de ridículos (has quedado como el culo), de asquerosos (la gente rastrera lame o besa el culo), de antipático (me cae como el culo) y hasta de tontos (lo has pensado con el culo o a para remachar la calificación de tonto, se le llama tonto del culo). No nos preocupa. Dirán lo que sea pero sabemos perfectamente de nuestro atractivo.
      Dentro del cuerpo se nos considera lo último. Vale que somos lo más opuesto a la cara. Hombre, lo último serían los pies, pero como los pies se ven, nos aplican ese sambenito. Ya se dice que algo remoto está en el culo del mundo.
      Mucha culpa de esa mala fama la tiene la boca. Habla mucho, pero es ella quien engulle, con toda su elegancia, una comida que califica como exquisita y que en verdad ... buf, vaya mierda que nos manda. Habríais de ver como se retuercen los intestinos cuando la ven venir. Y cuando nos toca trabajar con esa “exquisita” comida, ahí está la bocazas, quejándose del asco que le da.
      El pelo ya lo veis, se lleva todo el glamour. ¡El pelo! Es muy llamativo pero no hace absolutamente nada. Y anda que no exige trabajo. En cambio nosotros, no pedimos más que nos limpien cada vez que evacuamos.
      Otros que se las dan de glamourosos son los ojos. Ah, pero con ellos tenemos una relación secreta. ¡Anda que no les atraemos! Se las dan de ser ellos quienes enamoran, pero saben muy bien algo que  evitan reconocer en su discurso: nadie se enamoraría de dos ojos que no tuvieran culo.
      Pues si somos los que evacuan lo innecesario, básicos para el descanso y atractivos, pero además el lenguaje popular nos ha puesto como símbolo también de la intimidad, mantener la integridad es salvar el culo y es metáfora de lo molesto o lo humillante que den o se meta algo por el culo.
      Y como otros ejemplos del protagonismo que nos dan, a un perezoso se le exige que se mueva el culo o a alguien que se excede se le dice que se pone hasta el culo.
       Pero como empezaba diciendo, los culos no queremos ese protagonismo, lo único que quere mos es estar a gusto en el sofá, en una silla mullida o en una taza de water agradable ¡Y que digan lo que quieran!
Bueno, hasta otra. Dejo esta silla rígida y me voy al sofá, aunque no creo que por mucho tiempo porque soy un culo de mal asiento.
           Y ya sabéis, el que quiera peces, que se moje las témporas. Huy, perdón. Me he confundido.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Despedidas

          " Mis regalos solo pueden estar hechos de aire, de la mente y del espíritu, como los que concedería un hada, cosas que ni siquiera un muro de una prisión podrían retener. "
          Preciosa frase que dijo un padre, Pandit Nehru a su hija,Indira Ghandi  Creo que marca lo que han de ser las relaciones paternofiliales. Ojalá mis hijos recuerden con preferencia mis regalos inmateriales sobre los materiales.

          Para Victoria



Tanatorio de la Calle 30, lunes 16 de agosto de 2010, 16,15 horas.

          Sala 2, Mario, sólo por primera vez desde que ocurrió, contempla el cadáver de su madre. Gimoteando piensa con sensación de vértigo, cómo va a continuar su vida sin ella.
          A su madre le debe su carrera universitaria, ella le pasó noches en vela preparándole tazas de café, preguntándole, apoyándole. Le debía su trabajo, contable en la empresa de su tío. Le debía no haber continuado con Isabel, ella le explicó que esa mujer le iba a hacer daño y la dejó.
          Y Elena. La muy bruja le dijo que estaba enmadrado. ¿Por qué? Elena tenía celos, no quería que su madre les aconsejara que casa comprar, como amueblarla. Un día le dijo “tu madre o yo”. Fue entonces cuando se dio cuenta que nunca conocería una mujer digna de amar salvo su madre y desde entonces sólo las usó para satisfacerse.
        Mira el cadáver, rechoncho, con ese vestido amarillo dela boda del primo Salva y se extraña que no le hable. Le gustaría acurrucarse en su regazo.
No puede creer que no tendrá preparada su ropa cada mañana, ni a quien le despierte con el beso de buenos días ...
           Sala 4, Victoria se ha quedado sola. Contempla a su padre. Le mira, tendido, acicalado por los profesionales de la funeraria, con la tez amarilleada, vestido con el traje bueno. Contempla el cadáver que aún tiene aspecto enérgico hasta en los últimos años. También cascarrabias, pero eso no era algo propio de la vejez, lo fue toda su vida.
          Victoria lleva muchos años repasando su vida para entender por qué todo salió al revés y en la conclusión del análisis siempre aparece el hombrecillo que tendido tras la cristalera le infunde pena.
          Como siempre. Siempre le infundió pena, la pena del viudo joven con dos hijas. La que cargó sobre ella, privándola de su derecho a ser objeto de compasión como huérfana desde la más tierna infancia.
          Victoria ya tenía 40 años cuando alcanzó a darse cuenta que su vida había sido tributaria de la de él. ¿Cuándo priorizó ser la mujer de la casa sobre ser una niña normal? ¿Por qué nunca tuvo una palabra de apoyo, de ánimo, de consuelo? ¿Por qué cada uno de sus logros fue tapados por algún reproche fuera de contexto?
          Ante ese pobre viejecillo que yace, tan quieto, tan bueno, con los ojos cerrados, como si nunca hubiera hecho daño a nadie.
         Se siente culpable – Papá, hasta muerto lo consigues – por sentirse liberada del lastre que significó ese ser ya inerte, aunque siente que su libertad llega demasiado tarde.

Bar del tanatorio, 21,30 horas.

          Mario menea su cubata y mira el trasero de la mujer que entra con una pareja. - Está buena – se dice y se acerca a ella.
          Victoria está pidiendo un café, cortito y con mucha leche cuando escucha un – Lo siento – de una agradable voz masculina. Se vuelve y encuentra a un hombre de edad posiblemente similar,
          Ella le devolvió el pésame, era evidente que él también había perdido a alguien y preguntó quien era.
          La respuesta, compungida de él -a mi mamá - la enterneció. Lle habría gustado referirse de forma similar a su padre. A punto de abrazarle, notó un brillo familiar en los ojos de él, algo en el gesto que su sexto sentido descifró. Ahí estaba una garrapata en busca de perro. Bebió su café muy rápido y salió precipitadamente del bar.
          Si tras cuarenta años había aprendido algo, es que nadie volvería a robarle su vida.
          Eso Mario no lo había aprendido ni se lo planteó cuando extrañado por la salida de aquella mujer continuaba meneando su cubata. Huérfano.

         Otras reflexiones muy muy recomendables a través del siguiente link:  
Gus

lunes, 1 de noviembre de 2010

Cazavampiros en Moratalaz

Dicen por ahí las malas lenguas que los blogs están muertos, que twitter y facebook los han enterrado, que ya a nadie le importa lo que aquí escribimos.
Propongo estas fechas señaladas para levantar nuestros blogs, sean vivos, muertos, o zombies bailones, y demostrar que aquí aún se cuecen muchas cosas interesantes, y si hace falta añadir a la olla algún ojo de sapo, mandrágora, y sangre de virgen nacida bajo la luna llena, sea. Ellos se lo han buscado.
Comienza el ....


Os convoco a todos, amigos, conocidos, amigos de amigos, blogueros en general. Cuéntanos tu historia para morirnos de miedo este largo fin de semana de todos los santos y fieles difuntos. Aquella que te contaba tu abuela, la del campamento, la que le gustaba susurrarte a tu hermano bajo las mantas para que te mearas en la cama. O invéntate una, que tú puedes. También vale esa leyenda urbana, eso que le paso a un amigo de tu primo el de Soria, aquello que una vez viste, o creíste ver, o oíste...
Zombies, calabazas, tumbas, arañas peludas, gatos negros, cuervos lanzando maldiciones...
Ya sabes, aquí estaremos, del sábado 30 al lunes 1, muriéndonos de miedo y de gusto con tus historias.
Y a ver si conseguimos el récord de blogs participantes.
ESTAIS TODOS CONVOCADOS
 Los relatos de quienes hemos recogido el guante, relleno con la mano putrefacta, estamos relacionados en
http://teresacameselle.blogspot.com/2010/10/comienza-el-halloblogween.html

                                          

Hola mamá. Soy Gonzalo, tu hijo ¿Me recuerdas? Por fin encontré un trabajo que me gusta, no lo adivinarás: soy cazavampiros.
Trabajo para una contrata del Ayuntamiento, localizando vampiros (uuuh) en Moratalaz.
Es muy complicado, especialmente porque hay una cantidad incontrolable de movimientos, miles de personas salen del distrito cada mañana y vuelven en la noche y a su vez, una gran cantidad de personas de fuera que vienen cada día. Entre ellos hay vampiros y yo tengo que localizarlos para evitar que sigan dañando a la gente.
Patrullamos por las calles, montamos en el metro y los autobuses, entramos en las tiendas y en los bares, hasta en las comunidades de vecinos.
Dejo la broma, no es lo que piensas, no busco personas que chupan sangre humana, de eso no hay en Madrid y si lo hubiera los perseguiría la policía. No, los malos no son monstruos, son gente como nosotros. Lo que cazo son vampiros emocionales.
¿Sabes que son? Pues gente que roba energía a los demás. Atraen a otras personas, especialmente a personas sensibles, se van acoplando a ellos, les envuelven en un mundo falso cambiando su percepción de la realidad. No es que sean malos, son inmaduros y egoístas que tratan de llenar sus carencias extrayéndola de sus víctimas. Les roban energía, salud, carisma, influencia y hasta dinero o sexo.
Es difícil reconocerles, a penas hay rasgos físicos identificadores, es más por sus gestos y sus miradas, pero lo fundamental es observar como se relacionan con otros. Al final provocamos relacionarnos con ellos y así ya definimos si lo son.
Cuando les diagnosticamos avisamos al SERVE (Servicio de Emergencia de Recogida de Vampiros Emocionales) que se los llevan, y si confirman el diagnóstico, les internan en un edficio que tenemos en la Sierra donde les someten a reciclaje psicológico.
Y ¿Sabes? He conocido a una compañera, también psicóloga, también cazavampiros y también en Moratalaz. Pensarás si puede ser tu nuera, la hija que nunca tuviste y bueno, ya veremos, creo que sí. Se llama Bea. Ya te contaré más de ella. No te la voy a presentar todavía, pero creo que Desde hace unos días vivimos juntos. Y no solo yo he encontrado pareja, Bea tiene un canario que ha congeniado muy bien con nuestra Lila.
Es mi hora de ir a trabajar, luego sigo. Ya te diré cuantos vampiros emocionales cazo. Tengo dos muy a punto.

*        *        *        *        *        *        *        *        *        *        *

El cuerpo estaba tumbado boca abajo, en un lugar poco cubierto por la iluminación de las farolas. Arrodillada sobre él supo que sus rudimentos en Medicina no servirían, aunque mantenía vida, ese hilillo de vida que dice el tópico, el chico estaba totalmente consumido. Gritó a las personas que se iban arremolinando a su alrededor que llamaran al SAMUR.
La furgoneta camuflada del SERVE aparcó en la acera del frente. El encargado bajó por la puerta de acompañante y supo que se trataba de Gonzalo. Iban a su encuentro para que les entregara un ejemplar que definía como terrible, dijo que él mismo estaba notando como le invadían esas sensaciones de agotamiento, de alineación. Le habían hecho esperar de más y sólo y ello parecía haber resultado fatal.
Antes de tener tiempo de cruzar la calle irrumpieron las escandalosas luces de la furgoneta del SAMUR. Situado en una segunda línea de curiosos pudo ver como el rostro de Gonzalo estaba irreconocible, ausente de la fuerza, la alegría y la energía que desbordaba. El personal sanitario no encontró heridas ni golpes y se llevaron lo que ya era un cadáver, convencidos de tener un caso de parada cardiorrespiratoria.
El encargado del SERVE no pudo volver a la furgoneta. Necesitaba perderse en la fría noche para liberar las lágrimas que embotaban sus ojos. Sabía que la visión del cadáver consumido no le iba a dejar en paz. Ni el recuerdo de las bromas que se hicieron pocas horas antes, cuando le entregó a aquella vampira.
Las escandalosas luces de la ambulancia le sacaron de su ensimismamiento. Observó como se llevaban otro cuerpo del que se certificaría una causa de defunción que enmascararía la verdad: era otra víctima más de los vampiros emocionales. Asesinos que hieren más  profundamente que los asesinos propiamente dichos.
Y que se cruzan en nuestras vidas con total impunidad.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Evocación con V



Bajo la consigna de la libertad y pensando que hay preciosas palabras con V (también las hay espantosas, es una letra muy radical) ahí voy:

Visualizábamos a los vencejos volando,
A través de ventanales que verdeaban,
Y cuyas vidrieras sentían las vicisitudes del viento.

Bajo las veleidades de velos violáceos vivimos
Veladamente, mas en el vértice de un volcán,
Y verter el vino en revoltijo de vasos de vivencias,
Que discurrirá por las vorágine de esas venas,
Entre las que transcurre la vida.

Con su venia,
Evidenciada con reverencia veneciana,
Nos volteamos y volvimos a voltear,
En y con virtud de la voluptuosidad,
Como en un vals vienés vertiginoso.

Volver, porque no siempre segundas partes fueron vanas.
Y porque, al alba, venceré.

(Más resultados de creación anárquica en Gus)

miércoles, 20 de octubre de 2010

Electroconspiración

- Chsst, chsst ..... plancha, soy el ventilador, a tu derecha ...
- Ey, nada de plancha, soy un CENTRO DE PLANCHADO.
-  Bueno colega, es igual. Tengo que hablar contigo.
            - ¿Es algo de lo que hay entre el extractor y la vitrocerámica? Dicen que se entienden.
             - Déjate de memeces. Es muy importante, tenemos que hacer algo y hoy es el momento.
- ¿Que algo? ¿qué momento?
            - Mira, yo recorro toda la casa y conozco a todos. Se que tu estás quemada ...
- ¿Es un chiste fácil?
- Noooo, ¿tu crees que te quieren?
            - ¿A mi? Míralos .... ella siempre se queja de estar conmigo, se que me odia. Y él, ni me ha tocado.
            - Tenemos que hacer algo, es injusto lo que ocurre en esta casa. Los ventiladores lo llevamos hablando todo el verano.
            - Bueno, el mundo es así ... estamos para hacer un servicio, a veces nos usan, a veces no.
            - No. No es justo. Nosotros estamos tres meses, nos reparten por toda la casa y un día de pronto nos desconectan y nos llevan al sótano, encerrados el resto del año.
- Es la vida. Vosotros sois útiles con el calor y ...
            - Claro, tu porque estás en uso todo el año ... pero y si compran otra mejor ¿que?. Te lo diré, el ventilador de aspas lleva tiempo en esta casa y lo ha visto: te llevan al inframundo, a eso que llaman punto limpio. Punto limpio, je. No sirve ni como eufemismo.
- ¿Que es el punto limpio?
            - Son enormes depósitos a los que te arrojan, te destrozas de la caída y luego te van extrayendo los circuitos en una orgía de crueldad. Todos tus tornillos esparcidos y confundidos con los de cientos de compañeros.
- No creo ...
- ¿Pero tu de donde vienes?
- Yo soy de El Corte Inglés.
            - Ya me lo parecía: una pija. Mira, yo vengo del factory de electrodomésticos. Ahí la vida es dura, solo sobreviven los fuertes y se cuentan muchas cosas.
           - Mira, no me asustes. Mi antecesora se despidió de mi muy feliz porque se iba jubilada, a la playa. Yo también lo haré cuando me jubile y a lo mejor tu también.
           - Eso no lo se, lo que se es que estamos todos en nuestras cajas y que uno de estos días nos bajan a prisión.
Terció una voz:
- Compañeros, que tramáis.
            - ¡El vídeo! Cállate, como se entere la tele de nuestra conversación ....
            - Bah, ésta es una egocéntrica. No se entera de nada, solo se escucha a sí misma. La anterior, la gordita, era muy buena compañera. Diez años juntos y felices y de pronto traen a esta tan estilizada. Mi vieja amiga Samsu desapareció, se que terminó en el inframundo. Y se que cuando la tiraron miraron como se destrozaba. Esta gente es muy cruel. Y ahora, con ésta estirada ....
- Me entran ardores – dijo la plancha – ¿cual es tu plan?
            - Mira, lo hemos hablado los ventiladores y necesitamos vuestro apoyo.
- ¿De todos los electrodomésticos?
            - No, hay que desconfiar de la tele, es la favorita de ella. Y desde luego de los ordenadores, son el verdadero enemigo.
            - He visto un ordenador está desmontado y desenchufado, puede ser de los nuestros. – dijo el vídeo.
           - No, no os fiéis de ellos. Ah, ni de los móviles, esos malditos espías.
- ¿Y cual es tu plan? – preguntó la plancha.
            - Tenemos que unirnos todos. Si fallamos todos a la vez tendrán que replantearse nuestra situación.
            - ¿Y si nos llevan a todos al inframundo?
            - Imposible, no tienen dinero para reponernos. Además mira como lo hace la lavadora, falla continuamente y la miman. El lavavajillas ya va tomando ejemplo. Si convencemos al frigorífico venceremos. Mucha tele, muchos ordenadores, pero él es el puto amo. Si el frigorífico no les conserva los alimentos ni les enfría las bebidas estarán en nuestras manos.
- ¿Le has tanteado?
           - Si, pero a mi no me hace caso. Me desprecia porque dice que soy un blandengue, que a penas enfrío. En cambio si le habla una dama caliente como tu, plancha, seguro que te escucha.
- Bueno ... no se si tengo tanto encanto.
- Tu, vídeo, que ambiente hay por ahí.
            - El DVD llegó muy creidito pero ahora está deprimido, dice que ya no le usan. El home cinema recuerda cuando le enchufaron, con tanto entusiasmo, pero luego, ni caso. Todos nos apoyan y posiblemente podamos neutralizar a la tele.
- ¡Genial!
           Unos pasos humanos se dirigieron a la esquina del recibidor, recogió los diferentes ventiladores y salió de la casa. Desde la puerta se escuchó un gritó:
           - ¡No permitáis que instalen aire acondicionado!

         
          Otras historias de robots y electrodomésticos en  
http://callejamoran.blogspot.com/2010/10/una-convocatoria-literaria-este-jueves_19.html