-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 22 de septiembre de 2016

Este jueves un relato sobre tempestades




Este jueves toca hablar de tempestad, los relatos escritos bajo esa inspiración pueden encontrarse en el blog de Inma, autora de la propuesta, en su blog Molí del canyer.

A continuación, mi relato:



La tempestad duraba demasiado tiempo, estaban al borde de sus fuerzas y aún arreciaba. Cuando se está a punto de zozobrar, quien capitanea una nave debe tomar decisiones drásticas.
Sería por eso por lo que el Secretario General convocó una rueda de prensa improvisada y urgente. No se sabía qué anunciaría, aunque se rumoreaba que, sintiéndose impotente, dimitiría.
Tras saludar protocolariamente, explicó que resultaba muy complicado compaginar su labor organizativa con la candidatura electoral, por lo que optaba por centrarse en poner orden en el partido, cediendo la cabecera de cartel para las próximas elecciones generales a…
Y, tras una pausa, mirando más allá de las cristaleras que daban a la calle, dijo:
…esa señora.
Y siguiendo su mirada vimos en la calle a una mujer de unos cincuenta y tantos años, pelo teñido de caoba, poco más alta de la media, rellenita y con una bolsa de manzanas en la mano.
Un ordenanza se encargó de llevarla a la sala y, mientras ella llegaba al atril, el Secretario General, tras comprometerse a apoyar a la nueva candidata abandonó la sala. Antes que la puerta abatible se cerrara se pudo ver como hacía el gesto de desenfundar una espada.
La mujer comenzó a hablar totalmente segura. Comenzó diagnosticando a su país una crisis moral, más grave que la económica, que potenciaba la desigualdad y un nuevo caciquismo. Y explicó el tratamiento para erradicarla.
La prensa quedó tan embobada tras escucharla que al día siguiente sus crónicas solo hablaban de la candidata sorpresa, sin hacer mención a los gritos y ruidos de pelea que llegaban a la sala desde las dependencias del partido ni a las cabezas cortadas que vieron al salir del edificio, aunque algunas eran de personajes muy conocidos.
Aquella señora nunca llegó a presidir el Gobierno, pero formó parte de él durante muchos años, logrando acuerdos entre las diferentes fuerzas políticas que fructificaron en una etapa de progreso que, años después de su retirada, aún disfruta su país.
Se retiró porque tenía que cuidar a su nieta.
Y la corrupción desapareció, aunque eso no es mérito suyo. Es del Secretario General, que una vez que acabó de limpiar su partido, continuó eliminando malas hierbas en los partidos rivales. Ahora es monje en el Tibet.


NOTAS: La foto la tomé en una tempestad en Ribadesella el pasado invierno. La historia creo que me ha quedado muy influenciada por la historia de Ramiro el Monje, Rey de Aragón entre 1134 y 1157.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Semanas 37 y 38 de 52, flores en el río y simple.


Aprovechando contar las semanas a pares y las cinco palabras solidarias de esta semana, aquí está mi relato, acompañado de fotografías tomadas en el paseo fluvial de Molina de Aragón.
Otras visiones de la idea que nos sugiere Sindel en esta 38ª semana de 2016 en este enlace.



Entró en el mundo de la MODA porque amaba la BELLEZA que para él era aquello que a simple vista gustaba, aquello que tenía ARMONÍA.
A ese mundo como se llega a todos, desde abajo, con muchas ganas de vivir y pocas opciones de tomar decisiones. Por eso trabajó en el DISEÑO de lo que le encargaban hasta que, tras mucho ESFUERZO, pudo independizarse.
Libre de directrices, de pretenciosos artificios, pudo crear su propia línea, denominada FLORES EN EL RÍO, pues esa imagen era la que quería plasmar en su obra, una belleza simple, natural, la que él siempre apreció.


sábado, 17 de septiembre de 2016

#VDLN



Esta semana comienzo a participar en una cita musical de viernes que nos lleva a Fragmentos de Alma, el Blog de mi amiga bloguera Alma Baires.

Un carnaval de canciones, como ella dice, al que sumo esta semana con un buen sabor de boca, porque ya he escuchado ese Creep de Radiohead que siempre cae bien.

Quien quiera escuchar las canciones que se comparten en esta convocatoria pueden hacerlo a través de este enlace: #VDLN

La imagen en que enmarco esta canción es la del río Onís, en Cangas de Onís, Asturias, tomada el pasado enero, en su curso bajo, al otro lado del famoso puente romano.



Y la canción es de un grupo que conocí por una absoluta casualidad, un grupo italiano llamado Modenna City Ramblers y se llama Ninananna






Me parece un tema cargado de personalidad, muy evocador, en el que el primer plano lo comparten el violín y la voz profunda del cantante.

Espero que os guste. A mí me encanta.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Rondo en septiembre

Esta semana ha vuelto la brisa, la atmosférica, porque aquí no se movía absolutamente nada, y la de Venus, blog desde el que se nos propone realizar un relato sobre el mes que estamos, septiembre.

A continuación podéis leer el mío, los otros que se publican bajo el mismo tema se pueden encontrar en el blog amigo de mi amiga Encarni pinchando este enlace.





Junio era el mes de la remontada, pero no siempre la lograba. Ese año le había quedado una asignatura que, fuera por lógica o por rigurosa aplicación de la Ley de Murphy, era la que menos le gustaba.

Piensa que debería estudiar mientras mira por la ventana y la calle le concede su deseo: ver a Susana, que pasa delante de su ventana camino de la parada del autobús.

El viaje no fue agradable. En torno a ella revoloteaban tres niños maleducados y graznaban tres mujeres sobre las compras de libros y uniformes que seguro eran sus madres, porque era evidente que si tenían hijos serían tan maleducados como esos que revoloteaban por el pasillo hasta hacer tropezar y caer a un hombre mayor, al que entre ella y una mujer treintañera ayudaron a levantarse.

Al bajar del autobús Susana marchó y la otra se quedó escuchando al hombre, al que no le dolía la caída, pues afirmaba que siempre le hacían gracia los niños, pero al que inquietaba otra circunstancia que contó como confidencia a la treintañera.

Y ésta, tras conocer la revelación del hombre, caminaba con una amplia sonrisa pues ha escuchado, ha visto a un hombre mayor ilusionado por la inminencia de emprender un viaje con un grupo de jubilados en que estaría con una mujer que para él era muy especial. Le ha parecido muy tierno, se siente reconfortada con una humanidad en la que empezaba a dejar de creer, como tampoco dejará de creer en la naturaleza aunque inesperadamente empiece a chispear.

Ante la débil lluvia, una pareja abre un paraguas y, sea por lo complicado que es abrir un paraguas plegable o por un simple pretexto, se besan. Continuarán besándose hasta la parada del autobús en el que ella se irá hasta mañana, conforme se han prometido.

Y él, una vez que el autobús se aleja, quiere compartir con alguien que acaba de declararse a Susana y que ella le ha aceptado y quien mejor que ese amigo que está recluido en casa, estudiando y que, como habréis adivinado, es ese que espera ver pasar a Susana ante su ventana, cuando vuelva hacia su casa.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Las semillas del corazón.

Este relato responde a un reto realizado por mi amigo bloguero Ibso, que regenta el blog Camino a Utopía, uniendo dos relatos escritos por él.
Mi relato así trata de hacerlo y de paso recoge frases casi textualmente escritas por él en sus dos bellos relatos.





El gorrión saltaba insistentemente dentro de la jaula, buscando desesperadamente su libertad, esa que veía delante él y a la que le impedían acceder unos delgados pero firmes barrotes.
 A unos metros de la jaula su captor seguía mirando por la ventana hacia el jardín de Doña Tea. Había comprado aquella casa en las afueras de Pejiguera con ese único objeto, observar el más primoroso de los jardines en aquel desolado páramo para descubrir el secreto que la mujer empleaba para lograrlo, algo que estaba convencido le abriría las puertas de la fama como profesor de Agronomía y las de la riqueza en cuanto patentara y comercializara la técnica de la vieja.
Solía internarse en aquel jardín, unas veces buscando el encuentro con Doña Tea para, a través de sus afirmaciones, confirmar las tesis que iba pergeñando para explicarse aquel milagro, otras explicando con sus suposiciones aquel milagro a grupos de sus alumnos más aventajados, a quienes despedía con la suficiencia de quien ha dado una formidable lección, aún sabiendo íntimamente que no había enseñado nada, que todo lo que decía eran meras hipótesis, palos de ciego que nunca atinaban, como le confirmaban los ojos aquella mujer, que le decían que ella era humilde y no podía contradecir a tan importante profesor.
Reconocía que él no se atrevía a hablar directamente con Doña Tea porque pensaba que eso sería rebajarse él, un importante docente, ante una mujer ignorante. Y le resultaba acuciante conocerlo, pues en ese punto de su vida pensaba que descubrir el secreto de Doña Tea sería su última opción de destacar, de ser en su vida algo más que un simple profesor de Agronomía de una Escuela de tantas.
Más que la incapacidad de descubrir el secreto, le dolía ver que se estaba rebajando a la bajeza de otros tantos profesores de su misma escuela quienes habían obtenido grandes logros haciendo suyas ideas ajenas y descalificando a quien se las había ofrecido.
El gorrión había dejado de intentar la huida. Resignado a perder la libertad se hizo una bola en una esquina de la jaula, esperando la muerte.  Así lo vio el hombre cuando se fue a la cama, en la que no pudo descansar. Entre vueltas y más vueltas pensaba, no tanto en el secreto de Doña Tea, sino en esa transformación odiosa, viéndose como una de esas personas que siempre había detestado, víctima de una absurda soberbia y una contagiada avaricia. Pensaba que, tal vez, si preguntaba a la vieja… podía ofrecerle acciones de su futura empresa, participación en la patente…
Tras la mala noche, se levantó con el primer clarear y lo primero que hizo fue abrir la jaula, un gesto que el pájaro, resignado a morir, no pareció apreciar.
Al mirar por la ventana se encontró con doña Tea escuchando a un viejo harapiento que hablaba sentado en medio de las flores, quien, de repente, emitió el sonido de un llanto que quebró algo en su interior, en el que sentía el quejido profundo y desgarrador que solo un corazón vacío puede provocar. Un llanto en el que él mismo incurrió, fuera por contagio, fuera porque su propio sentimiento de fracaso necesitaba materializarse.
Vio a la mujer consolar al viejo y, sin alcanzar a escuchar la conversación, la vio enjugar sus lágrimas y depositar algo en sus manos.
Cuando el viejo marchó, en dirección al oeste, él decidió salir de su casa, dispuesto a sincerarse con Doña Tea y ofrecerle la patente del método de cultivo. Él se limitaría a comercializarla. Eso resultaba milimétricamente justo.
Y tal como abrió la puerta poara ejecutar su idea notó que un gorrioncillo salía algunos centímetros más arriba de su cabeza y volaba desesperadamente, con todo el vigor de su diminuto cuerpecillo, rumbo al cielo.
No sabemos si finalmente el profesor sacó las fuerzas para presentarse humildemente ante Doña Tea. Sí sabemos que la respuesta a sus esfuerzos se iba, muy lentamente, guardada en un pañuelo, camino al oeste, en el bolsillo de un hombre a quien Doña Tea se lo entregó para que le sirviera, como le sirvió a ella, para llenar su corazón.

Luego si el encuentro se produjera,, sabiendo que ella es parca en palabras, en el fundido en negro veríamos a un hombre desconcertado y a una vieja que lo miraría compungida, aunque en ella se adivinara la convicción de haber dado el mejor uso posible a esas semillas que aliviaron sus peores momentos.





Y terminada mi participación, tengo el honor de presentaros e invitaros a visitar la versión que sobre los dos relatos de nuestro anfitrión ha realizado una bloguera muy querida, una de las mejores seguidoras que uno puede tener y muy buena escritora.
Con vosotros: Ester

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Un sueño de la noche de San Valentín



Esta semana se nos pide contar un sueño. Al final he decidido tirar de fondo de armario y publicar una revisión de algo que mis más antiguos seguidores tal vez recuerden.


Los sueños de mis compañeros pueden leerse desde los enlaces que aparecerán en el blog de Maribel.

Mi aporte es el siguiente:


Llego tarde pero no puedo avanzar más rápido por este pasadizo por el cual casi no quepo, en las curvas tengo que retorcer el cuerpo como lagartija para seguir adelante. Llego hasta un ventanuco que me da paso al almacén.
Suena el tableteo de disparos de metralleta. Alcanzo a ver unos policías que se marchan. No, no se marchan, vuelven y vienen hacia mí. Creo que me han visto. No. Pasan de largo y finalmente salen.
Traspaso el ventanuco y veo a mi banda, no son más que siete cuerpos tendidos sobre una laguna de sangre. Tomo el arma de Jimmy y salgo a la calle dispuesto a liquidar a esos cabrones pero en la calle solo hay cebras pastando en el asfalto.
Vuelvo al almacén, pasa ante mi Adam y cuando le voy a hablar me espeta
-          No puedo estar en tu sueño, jefe, estoy muerto, déjame en paz.
Quedan seis cadáveres sobre un charco que ahora es de whisky. Alguien toca mi hombro. Son los hermanos Gusenburg con las cabezas llena de agujeros.
-          Gracias Jefe, ¡ha sido una gran vida junto a usted! Sabíamos que no duraría mucho, pero que nos quiten lo bailao.
-          Chicos – les digo – perdéis masa encefálica.
-          Para lo que nos servía… - dicen alejándose.
Los otros se incorporan y me dicen que no se explica que ha pasado, que la policía había cobrado su comisión.
-          ¿Seguro que eran policías? ¿No serían los sicilianos?
-          Anda coño, pues sí.
Sé que han sido los hombres de Capone. Y sé que él  está en Miami, ha presumido de su viaje, ahora sé que era por tener una coartada. Así que subo en mi camello y viajo hasta encontrarle en la piscina de un hotel, bajo un albornoz morado que no oculta sus lorzas.
-          ¡Muchacho! ¿Qué haces aquí? Tendrías que estar con tus compañeros. –Ríe y miles de risas resuenan aturdiéndome.
-          ¡Ride pagliaccio! – le digo y disparo con una metralleta en cada mano contra él, contra sus secuaces, contra todo lo que se menea.

Esto es lo que escucho


Decenas de tipos descargan a su vez sus metralletas sobre mi y veo una bala que viene para impactar entre mis ojos. Viene despacito pero tengo la certeza de que no la podré esquivar.

Y es entonces cuando me encuentro sentado en la cama, en la rutinaria tranquilidad de las siete de la mañana de un día que comienza con los Blur sonando en mi despertador.


lunes, 5 de septiembre de 2016

Semanas 35 y 36 de 2016, No más mentiras y Aprendizaje.

Este texto lo escribo para participar en el cómputo de semanas de Sindel, en la 35, cuyo lema era No más mentiras y la 36 en el que es Aprendizaje, eso jugando en la convocatoria de esta semana de Cinco palabras.



NO MÁS MENTIRAS

No sé ni cómo dejamos de ser libres para ser gobernados por BUFONES mentirosos que bailaban el PERICOTE mientras nos obligaban a subir a la MONTAÑA para acarrear las piedras con las que edificaban sus fortalezas.
Un día de LLUVIA en el que el trabajo era penoso alguien propuso que dejáramos caer la pesada carga hacia el MAR.
Veíamos divertidos como esas piedras, que ellos usaban para magnificar su poder, bajaban por la ladera hasta salpicar espectacularmente al llegar al agua.

Nos reprendieron duramente y aprendimos, no lo que ellos pretendían, aprendimos a rechazar demagogia y mentiras.



jueves, 1 de septiembre de 2016

Este jueves, adivina adivinanza


Este jueves Alfredo, nos propone escribir una adivinanza sobre un lugar, ciudad, monumento, sin decir de cual se trata para que el lector adivine de cuál se trata. En la Plaza del Diamante se pueden encontrar las adivinanzas que nos plantean los demás participantes en este jueves.

En mi caso va a tratar de dos lugares, en el que tomé la fotografía del encabezamiento y en el tomé la siguiente:


Es tierra de frontera, al punto que las dos poblaciones, distando solo cuarenta kilómetros, se encuentran en diferente país. Ello nos hace suponer que las fortalezas que presiden cada una de ellas fuera levantada por los señores de cada una de ellas para defenderse de los ataques de las tropas de la otra.




Si así fue, ocurrió mucho tiempo atrás. Ahora ambas son pequeñas poblaciones que tratan de sobrevivir en un mundo que las relega al olvido. Será por ello que ambas, sabiéndose perdedoras de la carrera del futuro, no solo conservan su pasado, sino que además lo embellecen para recrearlo.









De ese modo, las viejas piedras de estas tierras que se colocaron tratando de aislar a estas poblaciones para defenderlas del enemigo son hoy, curiosamente, el reclamo para darse a conocer, para atraer a viajeros y lograr los ingresos que las permitan subsistir.




Las dos están especialmente engalanadas para gustar, incluso enamorar al viajero y ese tratamiento de belleza se esmera al máximo durante el puente del 15 de agosto, cuando se produce el máximo número de desplazamientos por esta península del suroeste de Europa. 



Y ambas logran grabarse en el corazón del viajero, que cuando debe abandonarlas no deja de pensar cuando podrá volver.





La ciudad extranjera suena en la historia por el linaje de su Ducado, que tuvo un papel notable en la historia. La española por el lago que le da nombre, el lago glaciar más grande de Europa.



Y aunque una y otra, misma tierra en diferente nación, tienen argumentos propios para ser conocidas y admiradas, soy consciente que será difícil reconocerlas, por lo que daré una pista: el nombre de la población extranjera es Bra_____ y el de la española es P_____ de S______.


Finalmente, una foto de un extraño y emblemático edificio, llamado domus municipalis, un edificio que mantiene un toque de misterio.


El lunes por la noche se publicarán las respuestas correctas de esta adivinanza.

  -    -    -     -    -    -    -    -    -    -    - 

Y ya, a martes por la noche, confirmo que, como muchos habéis acertado, los lugares de los que hablaba son Puebla de Sanabria y Bragança.

De Puebla de Sanabria son las fotos 1, 3, 7, 8, 9 y 11 y de Bragança las 2, 4, 5, 6, 10 y 12.

Gracias a quienes lo habéis leído y dejo la recomendación de visitar ambas poblaciones. Quedo planificando un regreso allí.

martes, 23 de agosto de 2016

Semanas 32, 33 y 34 de 52: Fe, milagro y nada.



Nada es un tema muy aplicable para definir lo que llevo haciendo en el blog en lo que va de mes. Y como en este tiempo he visto lo que he podido (poco) de los juegos olímpicos, sobre esa idea va mi relato.


Viajó a Rio de Janeiro cargada de fe.
Competir en unos juegos olímpicos era un sueño y su intención es que ese sueño se cumpliera, sería un milagro, ¿por qué no? Una persona es una persona, con cuerpo similar y cada una dará tanto como pueda para ganar. ¿Por qué no podría ser ella?
Salió a la pista dando todo lo que podía y fue comprobando como las grandes figuras quedaban lejos, más lejos, muy lejos.
Su sueño se quedó en nada, el milagro no se produjo.
Todas las palabras de ánimo que recibió no fueron eficaces. Sí lo fue la vivencia, que la animó a soñar en que cuatro años más adelante podríarepetir la experiencia, sabiendo que aunque no lograra un triunfo, sería algo más que nada, un figurante necesario para que quedara redonda la fiesta del ideal olímpico.

Otras visiones de la nada aquí.

lunes, 1 de agosto de 2016

Semanas 30 y 31 de 52, Aquarela y un recuerdo a Mari Carmen Nazer



Recuerdo que hace ya muchas semanas Sindel nos propuso la palabra enigma y pensé que me gusta más escribirla como en inglés, enygma.
Con la palabra acuarela me pasa algo parecido, prefiero escribirla en portugués, aquarela y eso me pasa desde que conocí la deliciosa canción que nos propone Sindel para inspirarnos esta semana.
Una canción con una letra muy naïf (otra palabra que me gusta escribir como se hace en otro idioma) y a la vez muy interesante, porque cuenta como realiza un dibujo.

Aprovechando la ocasión, esta semana que estoy más asentado publicaré el texto que escribí para la semana pasada, el recuerdo a nuestra compañera Maria del Carmen Nazer. Pensé no participar, porque era una semana en la que solo tenía una tarde tranquila, pero, pensando en ella, cuando hilé las cinco palabras solidarias brotó su recuerdo, que aquí transcribo:


“Mis personas favoritas son aquellas que aprovechan su LIBERTAD desarrollando su CREATIVIDAD.
Especialmente cuando lo hacen con AMOR yademás se logra sacar a pasear ese DUENDE, que como llamamos por aquí a ese genio que logra que esa creatividad llegue a los demás.
Como cuando escribió:
Sopla un tenue viento

el cielo se asemeja a 
una pashmina roja y dorada
          como en llamas, 


NAMASTÉ Mari Carmen.”

Foto tomada en las salinas de San Pedro, Murcia, hace quince días.